Artículos Online

Testimonios

Estimados Aldo y Olga:
He leído completamente la primera entrega de la Revista DIANAS - y esto es mucho decir ya que tengo represados 5 libros por leer - y me ha parecido ¡Excelente, Concisa y Muy Práctica!

El solo consejo preliminar de Olga respecto a vivir la vida ligeros de equipaje vale oro.
Si... todos ya lo sabíamos... pero ustedes estimulan a poner en práctica esa información.

Actualmente soy una persona relativamente ordenada, clara y que vive feliz pero estoy seguro que los valiosos consejos de la revista me hará más próspero aún.

Que Dios los bendiga y estoy atento para ver como retribuir a su generosidad.
Nicolás Osorio

ver mas testimonios...

5 claves para una relación exitosa

1.- La ternura

No se necesita de una ocasión especial para dar y regalar un abrazo, un beso, una frase bondadosa.

Bien al contrario, si expresas tu afecto de manera diaria y abundante, verás crecer y expandirse a toda una explosión de amor.

Cada vez que acaricias, que miras tierna y afectuosamente, que sonríes… impulsas a un torrente de razones poderosas para amar más profundamente y mejor a la vida, la gente, a tu familia, a ti…

2.-Buen humor.

El sentido del humor nos ayuda a encajar adecuadamente las circunstancias de la vida, a aceptar nuestros equívocos y limitaciones y hacer más suaves nuestras situaciones más difíciles. En definitiva, nos ayuda a desdramatizar y relativizar.

Busca el lado más sano y menos serio de la vida y comprobarás como el buen humor y el buen amor van de la mano…

3.- La necesidad de una buena comunicación.

Un diálogo abierto no es tarea fácil. Al menos no, hasta que no se descubre cuanto beneficio nos reporta a nosotros y a nuestro entorno.

No des jamás por sentado que al otro lado se adivinan nuestros pensamientos y emociones. Si deseamos algo, debemos hacerlo saber. Expresar nuestros sentimientos de manera canalizada es imprescindible.

Tan sólo a través de una comunicación franca, directa y los más explicita posible podemos salvar el vacío que nos separa. Se trata de establecer una comunicación empática, en la que se de lugar a un cambio de visión, un intercambio donde todas las partes implicadas obtengan beneficios.

4.- Admiración.

Cuando admiras a una persona, deseas estar al lado de ella, de todas las formas y maneras posibles.

Deseas mostrarle tu aprecio y admiración de cuantas formas puedas llegar a imaginar.

Reconocer lo bello y admirable en otros, hace posible que expresemos un amor más verdadero.

Recupera aquellos valores que un día te hicieron sentir lo afortunado que eras por poder disfrutar de esa relación. Sin duda, tú saldrás beneficiado y todas tus relaciones se verán adornadas de verdadero interés y expectación.

5.- Desear la felicidad a los demás.

No te confundas. No se trata de entregar desmesuradamente todo y a todos. Eso sería una búsqueda de aprobación que acabaría por alejarte de todo lo que aquí hemos comentado.

Tampoco queremos construir la felicidad de la persona amada sobre nuestra espalda. Eso sería engañoso para todos los implicados.

Lo que quiero expresarte es la importancia de desear que las personas amadas y apreciadas tengan lo mejor que pueden tener en ese momento.

Quizás un ejemplo sirva para ver la diferencia de lo que pretendo explicarte:

Álvaro y Javier son mis dos hijos.

Deseo que sean lo más felices que puedan. Deseo que día a día construyan bases más sólidas sobre las que asentarse.

Deseo que jamás dejen de aprender de todo aquello que la vida les depara.

Deseo seguir compartiendo mis momentos con ellos, los más alegres y los más duros, porque deseo poder crecer junto a ellos.

Deseo que se equivoquen en lo necesario y continúen caminando.

Deseo que comprendan que la felicidad no es una búsqueda, sino una elección.

Deseo poder verles felices a pesar de las circunstancias.

Deseo poder ayudarlos en todo lo necesario y posible.

Deseo poder seguir viéndolos cada día a través de más amor, bondad y ternura.

Deseo poderles dar tanta felicidad como ellos a mi.

Y por ello y a través de ello, deseo una vida plena y satisfactoria en la que poder seguir compartiendo.

Y siento cada día de mi vida, cada instante, que esa pasión se hace más y más extensa.

Desear la felicidad nos hace sentirnos dichosos.

No se me ocurre mejor actitud ante la vida, que una acción que englobe el respeto, la alegría, la responsabilidad, el amor y la bella oportunidad de seguir creciendo y aprendiendo...